Uncategorized

El poder de la bicicleta, un transporte seguro y limpio.

En la entrada anterior de este blog reflexionamos sobre las oportunidades que se pueden generar cuando nos encontramos en momentos de crisis. Uno de los cambios importantes y visibles que hemos notado es el crecimiento del uso de la bicicleta como medio de transporte alternativo y seguro. Hoy queremos hablar un poco más sobre el poder de usar la bicicleta como medio de transporte.

“Siempre que sea posible, considere andar en bicicleta o caminar: esto proporciona distancia física mientras ayuda a cumplir con el requisito mínimo para la actividad física diaria, que puede ser más difícil debido al aumento del home office y el acceso limitado al deporte y otras actividades recreativas”, informó la OMS.

En Francia, por ejemplo, se ha otorgado a usuarios de bicicletas un cheque de 50 euros para que las reparen. En México, se ha inaugurado la ciclovía sobre Insurgentes desde Villa Olímpica hasta Tlatelolco. Casos así está sucediendo en las principales urbes del mundo.

Si no te es posible quedarte en casa y no te has animado a pedalear, te compartimos algunas razones por las que deberías intentarlo

  • Transporte seguro

Andar en bicicleta permite mantener una sana distancia y así, evitar la propagación del coronavirus. Es importante desinfectar la bici antes y después de usarla.

  • Ejercitamos cuerpo y mente

La salud física y mental debe ser una prioridad, sobretodo en en momentos como el que vivimos. Al caminar, correr o pedalear, el cuerpo genera dopamina, neurotransmisor ligado a sensaciones placenteras. Durante el pedaleo, el ritmo cardiaco va en aumento y la presión sanguínea disminuye; lo anterior reduce las posibilidades de tener colesterol alto y padecer enfermedades cardiovasculares. También, algunos estudios indican que pedalear promueve el desarrollo de células en el hipocampo, la zona encargada de la memoria.

  • Una alternativa económica

No hay discusión. Comprar y mantener una bicicleta es mucho más barato que un automóvil. No gastarás en gasolina, verificación ni licencia; además, sin vas en bici, seguramente llegarás antes a tu destino, que si vas en auto o transporte público. Además, los altísimos costos resultado de accidentes automovilísticos se vería reducido, así como el ahorro en salud pública.

  • El planeta lo agradecerá

Aire más limpio y calles menos ruidosas serían el resultado. Por cada kilómetro recorrido en bicicleta en lugar de auto, se evita generar cerca de 300 gramos de dióxido de carbono. En Rayito de Luna, ahorramos anualmente cerca de 30 toneladas de gases de efecto invernadero al utilizar la bicicleta para nuestras entregas en la capital del país.

Desempolva tu bici, repárala, hazte de una o suscríbete a algún servicio de préstamo de bicis como ECOBICI, quienes tiene promociones especiales. Conduce de manera responsable y utiliza el equipo de seguridad básico (casco y luces). Te compartimos el Manual del ciclista urbano de la CDMX.